Los Medias Rojas de Boston ganaron 62 juegos más de los que perdieron en la temporada pasada, ademas de que ganaron el campeonato de la Serie Mundial en 2018. Una vez que subes tan alto, no es fácil ir más alla.

Pero sin embargo, un intercambio por Paul Goldschmidt les ayudaría a hacer exactamente eso.

Desde el principio, entiendo que esto es estrictamente especulativo. Tal comercio no es inminente ni especialmente probable.

Se ha informado de que los Diamondbacks de Arizona están dispuestos a escuchar las ofertas de Goldschmidt, quien lidera a todos los primera base en muchas categorias desde 2013, según Baseball Reference. Sin embargo, un ejecutivo le dijo a Jon Heyman de Fancred que existe una posibilidad “remota” de que él realmente sea cambiado.

Por su parte, los Red Sox tienen necesidades más apremiantes. Los roles de pitcheo vacíos por la salida de  Nathan Eovaldi, Craig Kimbrel y Joe Kelly deben ocuparse. También les interesa actualizar uno  de  sus catchers que ambos tuvieron una muy mala temporada  en el 2018.

Boston tambien debe ocuparse de los problemas en su primera base, Aunque Steve Pearce (MVP) y Mitch Moreland (gran jonrón en el Juego 4) fueron héroes en la Serie Mundial, ellos y otros primera base de los Red Sox produjeron solo 1.6 WAR durante la temporada regular. La mayor parte de eso vino de Pearce, quien ahora es agente libre.

La solución simple es volver a firmar a Pearce y mantener el pelotón entre él y Moreland. Esta es también la solución barata. Dado que, según Alex Speier, del Boston Globe, los Medias Rojas están a punto de ser golpeados fuertemente por el impuesto al lujo en 2019, pueden preferir tales soluciones.

En el caso de Goldschmidt, tiene la oportunidad de enganchar a una superestrella que, según se informa, está siendo rechazada  por los Yankees de Nueva York.

Esto podría ser una cortina de humo. O bien, los Yankees podrían estar preocupados con otras actividades. Esos definitivamente incluyen lanzadores abridores, y pueden o no incluir a Manny Machado.

Lo que es casi seguro de cualquier manera es que los Yankees de 2019 serán mejores que la versión de 2018 que se vio humillada por los Medias Rojas en la Serie de División de la Liga Americana. Probablemente ocurrirá lo mismo con los Astros de Houston, quienes se vieron también humillados por Boston en el ALCS.

Por lo tanto, corresponde a los Medias Rojas avanzar por derecho propio. Lo que nos lleva a lo que Goldschmidt podría hacer por ellos.

Es posible que el jugador de 31 años no sea uno de los jugadores más populares de las Grandes Ligas de Béisbol, pero es sin duda uno de los mejores. Una temporada promedio para él desde 2013 consiste en un OPS de .947, 30 jonrones, 17 bases robadas y 6.0 WAR.

Tome todo eso y póngalo en una alineación de los Medias Rojas que ya está anclada por la favorita de MVP de la Liga Americana, Mookie Betts, J.D. Martinez, Xander Bogaerts y Andrew Benintendi, y una ofensiva de élite se ve aún mejor.

Si hay una razón para forzar la preocupación por Goldschmidt, tiene que ver con cómo no se veía sobrehumano en 2018. Su índice de ponches aumentó, y su promedio de bateo de .290 y el porcentaje en la base de .389 fueron sus peores desde su pre Días de superestrella de 2011 y 2012. Pero el veterano sigue bateando la pelota con mucha fuerza y consistencia, esto haría la alineación de Boston ”Temible” .